viernes, 21 de octubre de 2011

El retrato de Don Pantaleón


En 2008, la madrileña Asociación de Modelistas Alabarda decidió conmemorar el II Centenario del “Dos de Mayo” con la creación de una figura conmemorativa. De su escultura se encargó Ángel Terol, quien eligió representar al húsar de María Luisa “Don Pantaleón Pérez de Nenin”, basándose en el famoso cuadro pintado por Francisco de Goya.

Hoy he querido compartir en este espacio mi particular versión de pintura de esta preciosa miniatura, y al mismo tiempo hacer un pequeño repaso por la historia de la obra en que esta inspirada.

Pantaleón Pérez de Nenin nació en Bilbao en 1779, en el seno de una acomodada familia de comerciantes vascos. A los dieciséis años ya era primer teniente, sin haber pasado por una academia, hecho ocurrido seguramente porque su familia ayudó económicamente a levantar el regimiento de húsares de María Luisa. Llegó a alcanzar el grado de capitán graduado, tras haber participado en la campaña contra Portugal, conocida como la “Guerra de las Naranjas”. En febrero de 1808 se le concedió el retiro, fechas en las que la familia encargó la pintura al pintor aragonés.


En el retrato, realizado unos meses antes de la Guerra de la Independencia, el personaje aparece de cuerpo entero, luciendo el uniforme de capitán ayudante del regimiento de húsares de María Luisa, compuesto de chaqueta roja, galoneada de plata y bocamangas azules del mismo color que el pantalón y el dormán. Calza botas, y en la cabeza lleva mirlitón con plumas rojas muy llamativas. Con la mano izquierda sostiene el sable, mientras que con la otra empuña el bastón de mando de ayudante en jefe. Aunque realizado sobre fondo oscuro como la mayoría de los retratos de Goya, en este, sin embargo, se distingue la cabeza de un caballo.


La riqueza cromática del uniforme otorga al conjunto mayor atractivo, encontrándose cierta relación con los retratos ingleses de la época, que Goya conocería por estampas. La efigie de don Pantaleón, mostrando un rostro con cierto aire melancólico, es el centro indiscutible de atención. La pincelada empleada por el pintor no es excesivamente suelta, ofreciéndonos todo lujo de detalles en los ribetes plateados de las chaquetillas y el pantalón, apreciándose hasta las espuelas. El estilo del maestro contrasta tremendamente con las obras "personales" ejecutadas durante los años de la Guerra como “la fragua” o “el Pavo muerto”.


Mi trabajo a la hora de pintar la figura, se ha limitado a seguir de la manera más fiel el esquema de pintura del propio Goya, priorizando su versión del uniforme de húsares de María Luisa, a los recogidos en otros trabajos uniformológicos. Eso si, me he permitido la licencia de cambiar el fondo, sustituyendo el caballo por un atril con un códice.


De esta miniatura se fabricó una serie numerada y limitada a 150 piezas en metal, estando agotada en la actualidad. De entre las versiones que se han hecho de Don Pantaleón, me gustaría destacar la de Humberto Garrido para el box art, la de Albert Gros, y la de Agustín Pacheco, transformada en viñeta con el mismísimo Goya retratando a nuestro protagonista, y que fue galardonada con el Premio Ejercito de Miniaturas en 2011.

9 comentarios:

Fernando GP dijo...

Magnífico artículo que enlaza las distintas versiones de la figura de Alabarda, muy bien pintadas todas. Conocía el cuadro, pero no los detalles biográficos del personaje. Gracias Luis.

P.D. yo tengo una figura de esa serie en mis vitrinas pintada por Eduardo López Munuera, también gran artista como vosotros (y otra, en la cajita, nueva y con su certificado de número y todo....)

Saludos desde Sevilla

Edorta dijo...

Excelente trabajo Luis, es una figura preciosa, conozco el cuadro de Goya y es muy fiel al original.veo que has pintado los ojos con un gran detalle, algo muy dificil en 54mm. Los colores están perfectos y las transiciones muy suaves. Tengo la impresión de que ese atril con el códice es de la escena de los reyes católicos de Beneito ¿No?
Tuve lo oportunidad de ver la versión deAlbert Gros en Donostia, gano el oro en 54mm. gran idea la de Agustín Pacheco.

Francisco Javier dijo...

Muy bonita tu versión Luis; me tiene intrigado ese atril ....
Cuando se hizo la miniatura tuvimos más de una acalorada charlada a cuenta del uniforme pero, como tú mismo dices, se terminó primando la versión del cuadro frente a otras fuentes uniformológicas.
Lo cierto es que todas las versiones que he visto de esta miniatura tienen un encanto especial.
Yo lo tengo en el debe.
Gracias.

Waldo dijo...

Bonita pieza la que te ha quedado Luis, e interesante la historia de Don Pantaleon de la que yo personalmente no tenia ni idea.

Saludos.

lmesteban dijo...

Muchas gracias, amigos. Acabo de llegar de Girona y no he podido agradeceros los comentarios antes.
Efectivamente Edorta, el atril es el de los Reyes Católicos de Beneito, una pequeña joya, hecha por Fernando hace muchos, muchos años.

Decirte, Fernando, que guardes bien esas miniaturas, ya que son otra joyita, y como dice Paco, tienen un encanto especial.
Un saludo

Allerastur dijo...

Simplemente para "quitarse el sombrero".

Es un lujo poder pasar por la bitácora y disfrutarla con cada nuevo aporte.

Gracias por ello.

lmesteban dijo...

Gracias a ti, Allerastur, por seguirlo y comentarlo.
Un saludo

Santi Doel dijo...

Solo decir una cosa, pese a que las fotos son muy buenas, la figura de Luis en mano gana un 100%, tiene una limpieza en la pintura y una cantidad de matices impresionante

lmesteban dijo...

Gracias Santi.
Si es que donde hay cariño......!!