viernes, 21 de mayo de 2010

Una aventura en Dinamarca

…..“juraron postrados ante aquellos lábaros de su salvación, no seguir más consejos que los del Honor, ni más sentimiento que los de Lealtad a su Patria. El Cielo les miró complacido, de aquel tierno y magnífico espectáculo y patrocinó y alentó con el consuelo la esperanza de sus corazones”

La obra “El juramento de las tropas del Marqués de la Romana” (294 x 442cm), fechada en 1850 por Manuel Castellano, es una pintura poco conocida y que al descubrirla me pareció impresionante tanto por la carga emotiva que desprende, como por la riqueza y variedad de personajes y uniformes que contiene, por eso esta semana he pensado en acercarla a este espacio y estudiarla un poco más a fondo.

La aventura de Don Pedro Caro y Sureda, Marqués de la Romana, y su expedición a Dinamarca , se podría resumir de la siguiente manera:
En la primavera de 1807, el de la Romana obtuvo el mando sobre el Cuerpo Expedicionario de Dinamarca, fuerzas españolas destinadas a apoyar a Napoleón en su guerra contra la coalición que fueron a engrosar los efectivos de vigilancia en las costas del mar del Norte. Formada por unos 15.000 hombres, la división española estuvo integrada por contingentes que se hallaban en la Toscana (regimientos de Infantería Zamora, Guadalajara y Cataluña y de Caballería Algarbe y Villaviciosa) y por cuerpos que partieron de España. Pero tras invernar en Hamburgo, la llegada de rumores sobre los acontecimientos que se estaban produciendo en España sembró la desconfianza entre los soldados españoles, hecho que dio como resultado el que los regimientos fueran ubicados en paraje más seguro, y con pretexto de una invasión en Suecia fueran aislados y divididos en el territorio danés. Quedando así entre el mar y el propio ejército francés. El movimiento tuvo lugar en marzo de 1808, y las tropas españolas quedaron distribuidas entre Jutlandia, Fionia, Langeland y Selandia.

En esta situación recibieron en junio un despacho de Don Mariano Luis de Urquijo para que prestasen juramento a José Bonaparte, lo que aumentó el descontento y provocó la sublevación en Selandia de los regimientos Asturias y Guadalajara, que fueron desarmados por las tropas napoleónicas. Entre tanto, diputados españoles en Londres habían preparado un plan para rescatar a los soldados en Dinamarca con el auxilio de una escuadra inglesa; tras conseguir contactar con el Marqués de la Romana, éste preparó la huida reagrupando parte de las tropas en Langeland , desde donde embarcaron hacia Gotemburgo el 13 de septiembre para regresar a España en las naves británicas.

Esta famosa peripecia es la que narra, en parte, la obra del pintor romántico sita en el Museo del Prado. En ella se representa un acontecimiento previo a la partida hacia Suecia del que da noticia el Conde de Toreno: “Juntos en Langeland, clavadas sus banderas en medio de un círculo que formaron, y ante ellas hincados de rodillas, juraron con lágrimas de ternura y despecho ser fieles a su amada patria y desechar seductoras ofertas”.

Este momento es el que representa Castellano, colocando en el centro del lienzo al Marqués de la Romana vestido con uniforme de teniente general en el acto de jura de fidelidad, junto a sus tropas y a las banderas como representación de su lealtad a la resistencia a la invasión napoleónica.
Al contemplar el cuadro llama la atención la importancia que el pintor ha querido conceder a la uniformidad de los soldados; dicha circunstancia contrasta, a su vez, con las líneas que el historiador y político francés Adolphe Thiers dedicó a esta fuerza expedicionaria en su “Historia del Consulado y del Imperio”, donde señalaba que estos soldados iban «mal vestidos», contradiciendo documentos de la época que afirmaban que los uniformes se hallaban en buen estado. Sin embargo, habría que atribuir a la imaginación del pintor, o a su deseo de magnificar la escena con la representación de uniformes vistosos la inclusión en el cuadro de húsares de María Luisa, ya que ningún documento conocido alude a esta caballería como integrantes de la Expedición a Dinamarca.
Es posible que, a los ojos de un experto uniformólogo, la obra contenga alguna inexactitud más, ya que su autor repite este tipo de errores en sus trabajos sobre el “dos de mayo madrileño”, pero su acertada composición y preciosa factura no debería empañar sus “pequeñas” licencias.

Esta misma clase de error aparece en el “Diorama de la Expedición del Marqués de la Romana a Dinamarca” -copia en el Museo del Ejército del original del Prado-, en el que su autor, Bartrina, repite los mismos uniformes del cuadro de Castellano.

14 comentarios:

JorgeFS dijo...

Interesante episodio. Sería magnífico poder contar con algún libro de historia de España que contase los diferentes episodios de la misma en base a cuadros, figuras, dioramas, ...

Jos dijo...

Saludos.
Mil gracias por visitar mi blog, Imesteban.
Lo he actualizado con el lanzamiento de una nueva revista de historia militar en la que participaré.

Quizas te interese. Y espero que te guste nuestro trabajo en ella.

Hasta muy pronto

Jos dijo...

me he permitido añadir un vinculo de este blog en el mio.
Me ha parecido un blog increible.

increible...

Manuel Picatoste dijo...

Que yo sepa, en miniaturas sobre esta expedición, hay una serie muy interesante de Art Girona modelada por Diego Fortes. También la desaparecida casa Escuadron dedico parte de su catalogo a esta expedición, de la mano de Miguel del Rey

lmesteban dijo...

Un placer y un honor tener un ilustrador de tu talla por aquí, José.
Como te señalé en tu blog, desde que conocí tu obra soy un enamorado de ella, creo que estas entre los más grandes de nuestro país.
Gracias por poner un enlace de este humilde espacio en tu blog, yo hice lo mismo con el tuyo, aunque sin decirte nada. Espero que esto último no te haya molestado.
Estaremos pendientes de las novedades que nos vayas enseñando.

Un saludo, maestro.

Luis

lmesteban dijo...

Perdonad, Jorge y Manolo, que le haya dado la bienvenida a José Daniel Cabrera, antes que contestaros a vosotros (es que no hay como ser de casa....), pero no todos los dias nos visita un ilustrador de su talla. ;))

Buena idea la que expones Jorge, quizás algo de eso veamos pronto. Y efectivamente recuerdo tanto las miniaturas de Escuadrón como los intentos de Diego Fortes para comercializar en positivo una serie de españoles en Dinamarca. Lástima.
Creo, y la imagén habla por si sola, que no solo los franceses tenían bonitos uniformes ¿no?

Jos dijo...

Muchisimas gracias, de verdad.

Demasiados elogios para un principiante como yo.
Espero que te guste el siguiente trabajo con Almena, sobre la Batalla de Gravelinas,1559.

Estaremos en contacto. Espero estar a la altura de tus comentarios! :)

lmesteban dijo...

Gracias a ti José.
Estaremos pendientes de tu trabajo en "Las Gravelinas".;)

Waldo dijo...

Desconocia este cuadro por completo, efectivamente la composicion es buenisima,y junto a la cantidad de uniformes que nos muestra es una buena fuente de ideas para futuribles piezas.
Aunque algun uniforme no se corresponda no hay que ponerse quisquilloso con el autor, la pedazo obra que dejo bien vale una licencia.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Una pequeña apreciación a tan interesante aportación.
Veo que se cita en la explicación la procedencia de los ejercitos a Dinamarca de la división del norte. Creo que entre los citados, se encontraba el regimiento Asturias, de ahí el interes de los consules enviados a Londres por la junta del Principado desde el puerto de Gijon, Asturias. No creo que en Asturias seamos dados a radicalismos nacionalistas como para que en la historia nacional de España se dejen de lado ciertos datos historicos que enoblece el recuerdo y el esfuerzo de grandes hombres que pensaban en la gloria nacional.
Y digo esto,por que desde Asturias vemos que muchos echos son dejados de lado por la mentalidad anti provincial por culpa de ciertos radicalismos vecinales, olvidando que el Principado tiene su nombre por echos probados y sus hijos sienten en mucho el peso de ello a lo largo de toda la historia española sacrificando sus vidas.
Siento dejarme llevar, es un tema en el que llevo indagando tiempo a tras y me pilla muy de lleno.
Me parece un articulo estupendo.

Fernando GP dijo...

Hablaba yo ayer del episodio del Marqués de la Romana y hoy revisando el blog me encuentro esta reseña. Recordaros también quee Labayen realizó una serie del Rgto. de Infantería ligera de Cataluña con un abanderado (preciosa bandera), oficial y dos soldados (casaquilla roja y verde)

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, felicitaciones desde Argentina!

Vicente dijo...

me parece que el cuadro que existe en el Museo del Ejército es el original de Manuel Castellanos, y no el de la copia de Bartrina.

lmesteban dijo...

Amigo Vicente, creo que te equivocas, ya que fue el propio Museo del Ejército quien me facilitó lafoto de Bartrina.
Gracias por seguir el blog.
Un saludo